Ogilvy & Mather Rh 485 - Blog Ogilvy España

Keep Calm. El origen.

  • video
  • mar
  • 5
  • 2013

Esta entrada ha sido leída 27372 veces!

Keep_Calm_and_Carry_On_Poster.svg

Corría el año 1939 y los acontecimientos se aceleraban. En Hollywood, Vivien Leigh alzaba su puño y repetía una y otra vez aquello de “…a Dios pongo por testigo que nunca más volveré a pasar hambre”. En un lugar no muy lejano, al que luego llamaríamos Silicon Valley, William y David fundaban Hewlett-Packard en un garaje. Y al otro lado del océano, donde las cosas estaban un poco más difíciles, Miguel Hernández escribe para su hijo “Nanas de la cebolla”, una de las canciones de cuna más tristes jamás cantadas. Cerca de allí, en Madrid y solo cuatro días antes de que se dé por terminada oficialmente la Guerra Civil española, las fuerzas republicanas izaban la bandera blanca sobre la ciudad.

Mientras tanto, por si las moscas, la gente del Ministerio de Información del Gobierno Británico se preparaba para enfrentarse a lo peor. Entre las muchas indicaciones que se dieron ese año, se encargó la producción de unos carteles de propaganda con un claro objetivo: calmar las ansias del pueblo y levantar el ánimo ciudadano si las cosas se ponían feas ante el avance nazi. Fue así, con una tipografía sencilla, sin florituras y con un mensaje directo, como Jorge VI pretendía dirigirse a los suyos a través de uno de los diseños más trendy de los últimos tiempos: el archi-reinterpretado “Keep Calm and Carry On” (Mantén la calma y sigue adelante).

Curiosamente, el mismo cartel que hoy ve la luz en las paredes de muchas de nuestras casas, el que triunfa en Twitter con mensajes como “Keep Calm and… Ola k ase?”, el mismo que alzaba el diputado de ERC Joan Tardá en el Congreso con un “Keep Calm and Speak Catalán”, no vio la luz hasta 61 años después. Porque las órdenes fueron claras: solo se utilizaría en caso de invasión alemana. Solo entonces. Solo como último recurso.

En el año 2000 alguien localizó un original en una librería. La suerte de que el copyright hubiera expirado a los 50 años de su creación y nuestra actual pasión por las modas del pasado confluyeron para lograr que un cartel creado por temor a la invasión nazi sea hoy uno de los diseños más reproducidos.

Existen varias páginas en la que se puede encontrar todo tipo de objetos con este lema. Sudaderas, tazas, fundas para móviles o felpudos para casa… Y qué decir de las aplicaciones que permiten crear tus propios carteles. Atrévete y prueba alguna de ellas.

Y así de simple, y de compleja, termina esta historia. Del muro de las calles de Londres al de tu Facebook.


9 comentarios Deja un comentario
  1. Es adictivo, cuando he terminado de leer tu post Lucia quería más información y más y más…
    Cuanto bien hace el contenido de valor y calidad para los lectores sedientos conocimiento.
    ¡¡Enhorabuena compañera por tu post!!

DEJA UN COMENTARIO

Llena tus datos a continuación

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>