Ogilvy & Mather Rh 485 - Blog Ogilvy España

Las redes toman la calle

  • video
  • may
  • 28
  • 2013

Esta entrada ha sido leída 1841 veces!

5270125901_99f677c33b_b

Que las redes sociales han venido para quedarse es ya un hecho que a nadie en el sector puede o debe habérsele escapado. En estos tiempos en que lo 2.0 parece haberse asumido, lo que Lev Manovich llamó “los nuevos medios” han trascendido desde una perspectiva sociológica hasta tomar la calle en el sentido más estricto. No se trata de encerrarse frente a una pantalla de ordenador -eso nunca- o, ni siquiera, de ponderar el hecho 360º trasladando tu manera de relacionarte con el mundo a lo que podríamos llamar “el orbe digital” ya que esto, a estas alturas, resultaría una obviedad.

En realidad el asunto va más allá. Con las redes sociales integradas en tu día a día -organizar tu cumpleaños a través de Facebook, solicitar una aclaración en tu factura con Twitter, salir a comer con Foursquare- aparecen principios, hábitos, manners, que los profesionales de la comunicación online desarrollan en sus horas de oficina y que, de manera inevitable, se trasladan a la calle.

Lo que podríamos llamar cariño 2.0, básico para lograr el tan anhelado engagement, llega a la cola del pan, a los bares de copas. Sabes que una sonrisa abre puertas del mismo modo que alivia tensiones en tu fanpage. Que una palabra amable cura heridas y que a veces no basta con pedir perdón sino que se hace imperativo el trabajo duro como solución clave a un problema concreto.

Todos somos más positivos. Las redes sociales se llenan de mensajes de esperanza y motivación que puede llegar a ser palpable en lo que Durkheim llamó “la conciencia colectiva”  y que, como decíamos, no se queda en mero humo, sino que de verdad nos hace ser mejores y pone en valor nuestras relaciones en el trabajo.

El sentido del humor es esencial y los medios sociales, los GIF de Tumblr o los twitteros que comentan los peores programas de televisión, nos demuestran y nos devuelven el inconmensurable poder de una sonrisa, de una carcajada a destiempo.

El aumento de la colectividad 1.0 trascendiendo el sentido de comunidad 2.0 es pura tendencia que se tangibiliza en el auge del DIY. Algo tan vintage como aprender a coser en el mundo de la ropa a cinco euros es puro individualismo, un modo de reafirmarte socialmente de la misma manera que te has acostumbrado a modificar, adecuar y personalizar tus perfiles de social media, es decir, tu manera de presentarte al mundo, siendo esto algo que desde luego quieres trasladar, como decíamos,  a la calle.  Y, sin embargo, en realidad,  el DIY es puro hecho colectivo, como decíamos, que hoy sería imposible concebir sin la blogosfera, sin Pinterest, como canalizadores de ideas.

¿Quién no ha tenido a veces la sensación de ese amigo cuyo fin único en sus momentos de ocio no parece otra que la de realizar ocho millones de fotografías para subirlas a los perfiles sociales? ¿No es otra manera en la que lo 2.0 nos influye en nuestro día a día? No tiene por qué ser necesariamente malo este comportamiento. Sin sesgo alguno de crítica moral, vuelve a ser una manera tan lícita como cualquier otra de presentarse ante el mundo. Y cada uno se divierte como quiere o puede.

Otra cosa es que desde aquí el que escribe recomiende encarecidamente que salgan a la calle.

En la calle es donde de verdad sucede lo bueno: No olviden su teléfono móvil para documentarlo todo.

Foto: Imahinasyon Photography


1 comentarios Deja un comentario
  1. Pingback: Las redes toman la calle | RH485, el blog de Og...

DEJA UN COMENTARIO

Llena tus datos a continuación

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>