Ogilvy & Mather Rh 485 - Blog Ogilvy España

Hable con ellos

  • video
  • jun
  • 25
  • 2013

Esta entrada ha sido leída 1523 veces!

Taxi

Llevaba casi veinte años al volante, aunque reconoció que eso no era lo suyo. Durante el trayecto me contó que empezó por obligación, cuando una tarde de viernes su marido decidió que ya era el momento de reventar el engaño y, de un día para otro, se vio sola, con dos niños y con toda su vida (y la de ellos) por delante. Hoy traslada como un caracol su segunda casa por las calles de Madrid, tras haber conseguido conquistar batallas que había dado por perdidas antes de luchar.

Lo sé. Parece el argumento de una mala película de sobremesa. Pero no lo es. Es vida. Pura vida. Y está al alcance de nuestras manos.

Reconózcalo. Si hay algo que nos une en esta profesión son los taxis. Dedique tan sólo unos segundos a recordar a cuántos se ha subido en los últimos meses. De cuántos se ha bajado casi de forma atropellada porque llegaba tarde a la reunión con un cliente. En cuántos se ha recostado cuando, muerto de cansancio, decidió regresar a casa a las tantas con una campaña todavía sin cerrar entra las manos.

Aunque seguro que ya se ha dado cuenta, aprovechar ese espacio de tiempo, ese micro-mundo que se abre ante nosotros, puede ser el inicio de una gran historia. El germen de una gran campaña.

Sé que puede sonar a sinceridad no pedida, pero me gustan las frases de David Ogilvy. No me podrán negar que los #Ogilvysmos recogen grandes verdades. Entre mis favoritos está éste:Tengo la teoría de que los mejores anuncios vienen de las experiencias personales.

Sin lugar a dudas, los taxis están llenos de historias para contar y ser contadas. De personas que se pasan el día hablando con otras. De momentos que nos ponen cara a cara con la realidad de la calle. Una realidad a la que va dirigida, precisamente, nuestro trabajo. Y de la que muchas veces nos olvidamos.

Inolvidable es, por cierto, aquel personaje de Mujeres al borde de un ataque de nervios, al que Almodóvar dotó de un Mambo Taxi en el que ofrecía desde revistas a una persecución a todo gas estilo “siga a ese coche”. O el taxista de ¿Qué he hecho yo para merecer esto? , que sabe falsificar la letra de Hitler y cuenta historias fantásticas sobre una tal Lotte von Mossel y sus relaciones con el Führer. Micro-mundos increíbles a sólo una parada.

Así que si un día se encuentra de humor y quiere sacarle el máximo partido a ese rato que, sí o sí, le tocará pasar, recuerde de nuevo al director manchego y, no lo dude, hable con ellos.

Y, por favor, comparta después esos retales de vida.

Imagen: Photo Monkey (con licencia CC)


0 comentarios Deja un comentario

DEJA UN COMENTARIO

Llena tus datos a continuación

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>