Ogilvy & Mather Rh 485 - Blog Ogilvy España

Elogio de una Profesión

  • video
  • jul
  • 23
  • 2013

Esta entrada ha sido leída 2143 veces!

701px-JewliaEisenberg_August2007

El chico lleva zapatillas deportivas. Ha preguntado a todos sus amigos y piensa que ir vestido tal y como lo que comúnmente se conoce como casual  es la mejor elección.

Está nervioso. Como para no estarlo.

Entrar en estas oficinas, haber pasado el filtro de muchas, muchas candidaturas, no puede alcanzar un grado que obligue a utilizar la melodramática expresión, tan manida, de “haber cumplido un sueño”, pero es algo que se le acerca bastante.

Después de la carrera, de los posgrados, hacer una entrevista en esta sede donde predomina el blanco y el rojo -RH 485-  es algo muy parecido a entrar en la Academia de Platón, la quintaesencia para un novato del sector publicitario en nuestro país.

El chico está enamorado- como solo pueden estarlo los jóvenes- de una profesión a la que llegó casi por casualidad en mitad de una licenciatura que terminó por aburrirle. Sabe que ha elegido mal, que la situación, más que mala, a veces es peor, que no hubiera sido complicado, en un momento dado, hacer unas oposiciones y hacer carrera en la enseñanza.

Por eso el chico está nervioso – como si fuera a tener una primera cita- y quiere matizar sus gestos, a veces incontrolados y, sobre todo, su lengua, que bien sabe suele ir por delante de aquello que regula lo que es apropiado decir.

La entrevista, ni que decir, fue todo un éxito.

Que la inspiración te pille trabajando, dicen, y es así como funciona esta increíble maquinaria creativa que es OGILVY, en la que nuestro chico nervioso consiguió por fin entrar,  a base de profesionales comprometidos con sus clientes, con sus equipos y con todas y cada una de las ideas que, en definitiva, son la base de este negocio.

Buenas ideas, ideas increíbles, malas ideas o peores, todas se valoran, se corrigen o se moldean y que desafían con entereza la tan cacareada crisis del sector, que puede ser tal desde un punto de vista contable, pero nunca desde la pujanza de la creatividad en las grandes – y pequeñas- agencias de este país, auténtico baluarte de la Marca España.

Y, si pensamos en los jóvenes, que vienen pegando fuerte, la crisis del sector es solo una sombra que puede colmar expectativas profesionales pero nunca creativas, en una blogosfera que echa auténtico humo con las interactuaciones de los recién licenciados, que nunca dejan de producir ideas, de removerlas, de agitarlas en redes sociales que manejan mejor que un lapicero.

La profunda crisis que nuestro país sufrió en el siglo XVII trajo a Cervantes, a Quevedo, a Lope, a Velázquez, a Murillo. El desastre de Cuba en 1898 creó a Unamuno, a Machado, más tarde a Lorca, a Miguel Hernández.

Y no se trata de vender –que es un elemento antropológico per sé- sino de sentimientos, en una profesión que trata sobre las personas, sobre qué quieren las personas, sobre qué necesitan las personas. Se trata de comunicar, de medir las palabras, de elegir siempre el mejor momento, modo, lugar, de proyectar ese pasión en una batalla diaria en la que siempre terminan ganando los mejores, por mucho que influya la suerte, el presupuesto o la obcecación del bendito consumidor que, a veces, no parece darse cuenta de nada.

Porque ese chico nervioso y lenguaraz sigue enamorado de esta profesión y, cuando los sentimientos son las armas, el amor es la mejor munición.

De manera que, agárrense, que vienen curvas.

Imagen: Asaf antman, bajo licencia CC


1 comentarios Deja un comentario
  1. Cual novela de caballerías de la época cervantina, bonito relato sobre el “nacimiento del héroe”. Mientras no acabe como tal o como algunos de los arriba citados todo estará bien. ;)

DEJA UN COMENTARIO

Llena tus datos a continuación

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>